Oro rojo para la piel en la Toscana extremeña

Tres innovadoras pacenses son pioneras en cosmética natural con licopeno

_DSC3616
Blanca Bravo y Mamen González en su punto de venta en Badajoz. SOL GRAGERA

(Publicado originalmente en España con equis )

 

‘‘Mamá ponme más Licopumeno que no me pica nada’’. Eso es lo que le decía a Blanca Bravo su hija de apenas tres años, que sufría de piel atópica antes de usar el aceite natural de licopeno. ‘‘A mi marido también le resolvió el mismo problema’’, suscribe Mamen González, socia de Blanca. Ambas extremeñas, junto a Gema Correa, son amigas desde la infancia y desde hace un año compañeras de trabajo. Pero ahora, en 2015, están en el punto de mira de la innovación: son pioneras en España en cosmética natural con licopeno, el oro rojo de Extremadura.

Licopeno, el oro rojo

Desde el principio buscaban un producto natural que facilitara la vida diaria. ’’Al contrario de lo que puede parecer por dedicarnos a esto, no somos de cuidarnos mucho’’, explica  Blanca Bravo, gestora del negocio. Por ello, añade que buscaban ‘’un único paso: lavarte la cara con un jabón natural y poder usar dos o tres gotas de aceite antes de dormir’’.

reportaje sobre jabon y aceite de licopeno.
Proceso de cortado de jabón en el laboratorio. CASIMIRO MORENO

El aceite y el jabón son de color rojizo. El licopeno, su principal compuesto junto a aceites naturales y esenciales, es un pigmento vegetal que contiene vitaminas A, B y C, responsable del color rojo de distintas frutas y verduras de las que se puede extraer. Sin embargo, en Extremadura la mina principal de este oro rojo es el tomate, del que se extrae mecánicamente y sin agentes químicos.

Para un emprendedor, tener una buena idea y creer en ella es fundamental, más si está contrastada y fundamentada en estudios de distintas universidades. Ellas no dudaron hasta que crearon Cosmética Natural de Licopeno, la empresa cosmética pionera en España en este campo. Hoy sus productos ayudan a la mejoría de psoriasis, distintas dermatitis y problemas de la piel; también contribuye al retraso del envejecimiento y la aparición de arrugas, como a la prevención y eliminación de manchas y acné en las personas que lo usan.

La fórmula del elixir

Dar con la fórmula exacta de este elixir ha sido un camino arduo. Les ha costado cuatro largos años llegar hasta la notificación de puesta en el mercado a Blanca, Mamen y Gema. Esta última es periodista y había hecho algún reportaje sobre el licopeno. ‘’Hay muchísimos estudios de universidades alrededor del mundo sobre el tema, por lo que empezamos a documentarnos y a investigar sobre ello’’, relata Mamen.

Siempre quisieron trabajar juntas, así como desde temprano existió en ellas la pasión por la cosmética natural. Los remedios caseros de la abuela, el uso de la hoja de Aloe Vera sobre la piel en caso de quemadura, jabones artesanales, mascarilla de aguacate o limón en vez de gomina son algunos ejemplos de los productos naturales por los que nunca han dejado de apostar. ‘’Yo he comprado que funciona con los míos’’, afirma una rotunda y convencida Blanca. ‘’Y es por ello que se lo recomendaría a cualquiera’’.

Una mañana de 2012, las tres amigas quedaron para desayunar en casa de una ellas, y fue entre cafés que crearon el blog www.wapasinandout.blogspot.com, donde volcaron todas sus ideas de belleza. ‘’Tanto exterior como interior’’, resalta Blanca. Para aquél entonces ya estaban sumergidas en toda la labor de investigación, documentación y reunión de capital. En 2013 ya habían constituido la sociedad limitada.

Para llegar a este punto, lo más difícil, sin duda, ha sido invertir todo lo que tenían sin pedir subvenciones. Afirman que a ninguna le sobraba nada, a la vez que cuentan con una familia a la que mantener. ‘’Lo complicado es apostar por una idea en la que, aún sin dejar de creer ella, no sabes cómo te va a ir y si el esfuerzo económico se verá recompensado’’, explica Blanca.

 

El laboratorio

Mamen Gonzalez, Gema Correa y Blanco Bravo, durante la primera presentación en rueda de prensa en Badajoz, CASIMIRO MORENO

En la avenida Cristóbal Colón de Badajoz número 14, dentro de un pasaje comercial y al lado de una peluquería, un escaparate luce frascos de un contenido rojo y jabones de aspecto artesanal. De cada aceite cuelga una etiqueta de papel atada con una cuerda de cáñamo. Los jabones, envueltos en papel de color acartonado lucen un lacrado en rojo con el sello de la letra ‘‘L’’. Distintos kits para regalo y para bodas están organizados en las estanterías, con tarjetas personalizadas.

‘‘Apostamos por que todo sea natural y, dentro de lo posible, por unos proveedores que sean extremeños. A veces esto no es siempre posible’’, comenta Mamen, diseñadora de la presentación y empaquetado de los productos. El cáñamo, por ejemplo, lo compran a una empresa andaluza, y es que debido a la escasa industria en Extremadura este principio no puede cumplirse tanto como quisieran. Sin embargo, el licopeno extraído es de tomate extremeño y ese es su proveedor principal.

Dentro de este punto de venta cuentan con el laboratorio que han construido para trabajar el elixir. Un químico y un cosmetólogo lograron la formulación exacta, un técnico de laboratorio supervisa y certifica los procesos de elaboración exigidos por Sanidad. ‘‘Al principio, nosotras aportamos y opinamos durante la elaboración de la fórmula, si nos gusta más o menos’’, reconoce Mamen.

Cuando hablamos de emprender en cosmética, el procedimiento de crear empresa puede ser bastante más difícil que para otros. ‘‘Queremos crecer muchísimo: aceite de jojoba para el pelo, bálsamo labial de karité y mascarilla capilar, pero no es tan fácil conseguirlo’’, coinciden las dos emprendedoras.

ACEITES, CASIMIRO MORENO

Las barreras a saltar

‘‘Las principales barreras que te encuentras son las que te pone la Administración’’, explica Mamen. ‘‘Además el tratamiento es el mismo para todos desde la Agencia de Medicamentos, igual tanto si eres un gran laboratorio como si eres una pequeña empresa que hace jabones’’. Para lanzar un nuevo producto como un bálsamo labial de karité deben hacer cambios en el laboratorio y usar una maquinaria más costosa. ‘‘Se necesita aire controlado, agua destilada…’’, enumera Blanca.

Por otro lado, supone pasar para cada cosmético por un procedimiento legal y sanitario exigente. ‘‘Como ideas muchísimas, pero la puesta en el mercado es muy difícil: registro sanitario, permisos y patentes. Es un procedimiento larguísimo, costoso, pesado, todo lo que conlleva no te permite sacar todo lo que te gustaría’’, comenta la diseñadora.

Sin embargo, a pesar de las dificultades y de las barreras, son optimistas: si el éxito del negocio lo permite no dudan en seguir diversificando su oferta. Por el momento, sólo llevan un año vendiendo y la buena aceptación, el boca a boca y la satisfacción con el producto fideliza a los clientes que terminan volviendo. ‘‘Al final, esto es lo que te recompensa el trabajo y el esfuerzo, ver que quien lo prueba está contento y repite’’, reconoce Blanca.

Las obstáculos que han saltado no son nada desdeñables: ‘‘La Oficina Española de Patentes y Marcas es un mundo para valientes, desde lo que parece que no tiene importancia como el color del logotipo hasta los componentes del producto’’, relata la gestora. Un capítulo aparte se merece el hecho de constituir una Sociedad Limitada. ‘‘Todo lo que sea emprender, legalizar y formalizar es pagar. Apoquinar sin saber si te la estás jugando, si lo que has invertido lo vas a recuperar o no. Pese a poner todo tu trabajo, tu ilusión, esfuerzo y buen rollo, porque somos como hermanas y no vamos a discutir por un negocio’’. ‘‘Crecer no es fácil’’, concluye Blanca, ‘’Pero no perdemos la ilusión’’. 

Emprendedoras de nacimiento

Para emprender, un ambiente favorable y un equipo optimista es clave del éxito.  Gema, Blanca y Mamen lo saben y también tenían claro otra máxima desde el principio: ‘‘La amistad por encima del negocio’’.

Cada una aporta su carácter, conocimientos y experiencia a la empresa. Blanca, antes de embarcarse en esta aventura, tenía un largo recorrido como emprendedora en una asesoría jurídica. ‘‘Llevo 20 años como autónoma, no puedes permitirte perder la ilusión. En el momento que la pierdes te traga la tierra’’. Reconoce que hubo momentos duros al apostar por esta idea, pero la ventaja con la que han contado ha sido con el apoyo mutuo de sus amigas y compañeras de negocio. ‘‘Ser emprendedora es estar dispuesta a torear todo lo que venga, en lo profesional y en la vida personal. Los momentos difíciles son los que te hacen más fuerte’’.  Blanca define a todas a ellas como valientes, positivas y lanzadas. ‘‘Yo llegué a diseñarle a mi padre un aparato para que pudiera ponerse los calcetines sin agacharse’’.

‘‘Blanca es puro nervio’’, describe Mamen. ‘‘Y ella es la que tranquiliza a las demás’’, señala Blanca a su vez. Mamen trabajó antes de emprender en la administración de una finca, después, durante un tiempo estuvo desempleada pero jamás parada: ‘‘decidí crear un blog: http://www.mypunchandjudi.blogspot.com, hice cursos de diseño y empecé a crear pulseras’’. Hoy hace más de un año que no fabrica bisutería, sin embargo, en el escaparate lucen algunas de sus creaciones junto al diseño de empaquetado de los jabones y aceites que ha hecho ella misma.

Las dos coinciden en describir a la ausente Gema: ella es dinámica, simpática y extrovertida. Como periodista, es la jefa de prensa. ’’Ojalá consigamos que este año vuelva a España’’, comentan. Gema Correa, la tercera componente del equipo, vive y trabaja ahora en Chile, donde va abriendo camino a la internacionalización del negocio.

Más allá de la Nueva Toscana europea

Conseguir el Certificado de Libre Comercio para saltar fronteras es otro paso a dar para estas tres innovadoras. Por el momento no pueden vender al exterior si les llega un pedido online.  Además de este certificado, otro que ya están empezando a tramitar es el Certificado Ecocert, un sello de garantía para cosmética natural y ecológica que incluye desde el estudio de la vida del tomate, hasta todos los proveedores que intervienen en el proceso de elaboración del producto. Unos trámites nada sencillos.

5 ACEITES, CASIMIRO MORENO

 

Son los innovadores extremeños los que llevan la marca y los productos extremeños de máxima calidad fuera de nuestras fronteras. Aún así, para Mamen, los extremeños nos vendemos muy mal. ‘‘Tenemos que valorar más lo que tenemos y explotar más lo nuestro’’. Según ella, Extremadura para muchos europeos es la Nueva Toscana: una región a explorar, de aire limpio y con paisajes naturales a explotar aún más por el sector turístico. En definitiva, Extremadura es para los europeos lo que para los ingleses fue la región italiana en el siglo XIX.

Dentro de la frontera española, la principal baza con la que cuentan es el Corte Inglés. Les encantó desde el primer momento y ya venden los productos en todo el país. ‘‘Esa foto que tenemos ahí fue de la vuelta de Madrid de una reunión con ellos’’, cuenta Mamen señalando una fotografía de la recepción. En la imagen, las tres sonríen satisfechas en el asiento trasero de un coche, emprendiendo un viaje que acaba de comenzar.

Así como es continuo el hacer nuevos trámites, lo es también la formación en innovación. Por ello han participado en cursos como el de Innovación y Desarrollo de Avante. ’’No puedes dejar de formarte’’, afirma Blanca. Esta responsabilidad va unida no sólo a la conciencia ecológica y natural como empresa, también a la conciencia de responsabilidad social: Han colaborado con asociaciones y eventos solidarios, desfiles benéficos  y en la actualidad con la Asociación Española contra el Cáncer, entre otras.

El futuro del oro rojo

El oro rojo de Extremadura ahora se guarda en frascos de cristal. Dos gotas del aceite sobre la piel se extienden más que otros aceites comunes. Blanca cuenta un minuto y comprueba que, efectivamente, ya ha sido absorbido  por la piel y no ha dejado la sensación pegajosa  de otros cosméticos. El jabón de licopeno, suave al tacto, compuesto también de aceites naturales, arrastra al lavar pero no deja la sensación de sequedad en la cara que dejan otros jabones. El uso de ambos productos devuelve a la piel un color rosado natural, propio de los bebés.

‘‘Lo único malo de nuestros productos es que duran mucho’’, señala Mamen. Algo, sin embargo, que avala la calidad del mismo y de los componentes que contienen. La cosmética natural suele ser muy cara, los productos de alta gama como éstos suelen costar más que el precio que han puesto para ambos. ‘’Somos  una empresa pequeña pero esperamos poder rodearnos de los mejores profesionales extremeños’’, confía Blanca. El marketing de Cosmética Natural de Licopeno es la calidad y el boca a boca. Sin subvenciones, su crecimiento es lento, costoso pero seguro y más real. El precio más bajo para conseguir este oro rojo para la piel no supera los siete euros.

Los objetivos para 2015 los tienen claros: ‘‘Mantenernos, continuar la línea que ya tenemos, sacar productos nuevos y traernos a Gema’’, afirman ambas. Pero sobre todo, la meta principal y algo que aconsejan a cualquiera que quiera emprender es, sin duda, no perder la ilusión.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s